Cuándo se debe contactar a los abogados para divorcio

La mayoría de los clientes que asisten a un despacho tienen una duda respecto al momento en que deben contratar a los abogados para divorcio. Muchos creen que cuando la separación matrimonial se da en buenos términos, no hace falta un representante legal.

La verdad es que absolutamente todos los cónyuges que deciden separarse, a través de un divorcio o la anulación del matrimonio, necesitan de los servicios de un abogado especialista en divorcios, porque es éste el que se encargará de todo el trámite legal que debe cumplirse para que finalmente un juez pueda emitir una sentencia de divorcio.

En ocasiones puede suceder que una pareja se separa de mutuo acuerdo, están dispuestos a asumir este proceso de la manera más amistosa, para no perjudicar a los hijos que tienen en común, pero los problemas empiezan cuando llega el momento de dividir los bienes que obtuvieron durante el matrimonio.

El caso de María G.

María G. es una joven profesional que a través del marketing abogados, conoció un despacho en Madrid que visitó después de que su esposo y ella decidieran divorciarse. Pero desafortunadamente no buscó la asesoría de profesionales inmediatamente después de acordar la separación.

Convencida de que todo se desarrollaría de la mejor manera, le propuso a su ex que dividieran en partes iguales los bienes que tenían en común. Ambos estuvieron complacidos con la idea, pero poco tiempo después Alberto se arrepintió al argumentar que él había dado más dinero para comprar la casa, y que esa era suficiente razón para quedarse con ella.

Esto lo hacía sin tener en cuenta que había un niño de tres años, y que el Estado español protegería su seguridad y estabilidad. Pero esto sí lo sabía María, quien entonces sí se dispuso a contratar a su propio abogado, y éste no dudó en reunirse con los cónyuges para explicarles que cualquier discusión, sólo retrasaría el divorcio, y las consecuencias los afectarían a los tres, sobre todo al menor de edad.

Cuando María y Alberto reconocieron que perderían mucho tiempo y dinero tratando de conseguir más beneficios que el otro, aceptaron firmar un acuerdo de separación en el que se especificaba los derechos y deberes de cada uno respecto a la custodia compartida, la repartición de los bienes y todo lo que debían cumplir después de disuelto el matrimonio.

La disposición de ambos y la experiencia del abogado que los asesoró y garantizó que todo se hiciera respetando la legislación, facilitaron significativamente la tarea del juez encargado del caso, quien no tardó mucho tiempo para dar la sentencia de divorcio.

El caso de estos cónyuges es un fiel ejemplo de lo que puede suceder cuando no se cuenta con la asesoría de un profesional especializado desde el primer momento.marketing abogados.