Motor de coche segunda mano: una alternativa que no debes dejar de lado

Un motor de coche segunda mano es una de las piezas de recambios más buscadas en los centros  de desguaces por los dueños de coches, debido a que el coste de uno nuevo puede alcanzar hasta tres veces más, de los que cuesta uno ya usado, pero en excelentes condiciones.

Buscar el modelo de motor que necesitas en una empresa de desguace te puede parecer una actividad laboriosa, pero realmente no es así. Los desguaces o centro de reciclaje de coches son como gigantes supermercados de recambios usados y al igual que en el súper todo está debidamente organizado, lo que  permitirá mucho más fácil tu búsqueda.

También puedes consultar vía web la disponibilidad de motores y solicitar que te ubiquen el que deseas. De esta forma ahorrarás tiempo en ir directamente a un centro de desguace. Previamente, debes rellenar un formulario con todos los datos y ellos te contactarán una vez que tengan la seguridad de poseer el motor, según el modelo que requieras.

Existe dudas en relación al periodo de vida útil que le pueda quedar a un motor de segunda mano, pero acá los que están listos para su venta pasan por un control minucioso. Antes de desmontarlos, los mecánicos verifican que se encuentra en buen estado y toman nota del kilometraje y funcionamiento. Incluso, en muchos desguaces encontrarás motores relativamente nuevos y de modelos de coches actuales que suelen ser producto de siniestros.

Como ya se mencionó en principio, una de las ventajas más atractivas al momento de adquirir estas piezas es el hecho que su valor se puede reducir entre 70% y 80%, con respecto al de uno completamente nuevo, lo que significa un representativo ahorro en tu presupuesto. Así que no lo dudes más y ve esta alternativa como una solución perfecta para tu vehículo.