Casa de Bruno Cuadros, fantasía oriental en plenas Ramblas

También conocida como la Casa de los Paraguas, por la tienda de paraguas que albergó durante años, la Casa de Bruno Cuadros es uno de los edificios más emblemáticos de Barcelona. Destaca, especialmente, por el gran dragón de hierro forjado que se exhibe, orgulloso y altanero, ante todos los que pasan frente a él.

En 1858, el gusto por lo oriental estaba muy en bogaCualquier paseo por las Ramblas acaba siempre presentando una parada inevitable a mitad de su recorrido. Concretamente, a la altura de la Calle de la Boquería, donde se encuentra esta casa. El edificio data de 1858, aunque sufrió una completa remodelación en 1883.

En un momento en que el Modernismo comenzaba a dejarse ver y el gusto por lo oriental estaba muy en boga, Josep Vilaseca, el encargado de la misma, dio rienda suelta a sus inquietudes. El resultado fue la Casa de los Paraguas tal y como la podemos contemplar actualmente en el número 82 de La Rambla.

Toda una delicia ante la que, desde luego, merece la pena detenerse unos momentos: su dragón, las sombrillas y abanicos profusamente decorados y coloridos de su fachada, imágenes extraídas de antiguas láminas japonesas.